Share Button
Varias asociaciones de mujeres han criticado hoy una reciente sentencia del Tribunal Supremo que señala que la custodia compartida en los casos de separación, siempre que concurran unos determinados requisitos, es la “mejor solución” para el menor, ya que creen que con ella se olvida el bien de los hijos.
Contradictóriamente, en los casos de padres separados o divorciados las mujeres cambian su criterio y no creen en la corresponsabilidad de los progenitores.
La opinión del menor y la aptitud de los padres, decisivos para la custodia compartida.
Varias asociaciones de mujeres han criticado hoy una reciente sentencia del Tribunal Supremo que señala que la custodia compartida en los casos de separación, siempre que concurran unos determinados requisitos, es la “mejor solución” para el menor, ya que creen que con ella se olvida el bien de los hijos.
En declaraciones a Efe, la presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, ha lamentado la posición del Supremo porque considera que la custodia compartida solo es “la solución ideal” cuando hay acuerdo y buena relación entre los progenitores separados o divorciados, y que ello no es lo “usual”.
Besteiro se opone a que un juez imponga la guarda conjunta en casos de separación y divorcio porque el desarrollo de la personalidad de un menor necesita “estabilidad” y pautas de conducta transmitidas por los padres en sintonía.
“Se está primando el derecho de los padres a relacionarse con sus hijos frente a lo conveniente para el desarrollo de los menores que, lógicamente, necesitan unas relaciones lo más estables posibles”, según Yolanda Besteiro.
Opiniones compartidas por Ana María Pérez del Campo, que ha destacado que la custodia compartida es “un disparate más” y la quieren también “todos los maltratadores”.
La custodia compartida no se produce, según Pérez del Campo, a no ser que conviva junta una pareja, y aún así “la mujer es la que siempre ha asumido el papel de imponer las normas”.
Con un divorcio cree que este tipo de custodia es “imposible” porque tanto el padre como la madre deberían atender a sus hijos con criterios iguales y no desautorizarse entre ellos.
Además, Pérez del Campo ha anunciado que, de aprobarse una ley que defienda la custodia compartida como norma general y no excepcional se tendrá que corregir “con mucha rapidez” en cuanto se vean las consecuencias que tiene en los menores.
“No estamos en contra de que los padres tengan a los hijos, sino que estamos en contra de partir al niño por la mitad, de considerarle un objeto de reparto y una pelota de ping pong”, ha subrayado.
Ángela Cerrillos, presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, ha subrayado que la sentencia del Supremo no supone “nada nuevo” a lo que este tribunal lleva diciendo desde hace años sobre la guarda conjunta.
Cerrillos está de acuerdo con el Supremo en que la custodia compartida se fije siempre en beneficio de los hijos y dándose unos requisitos -dedicación anterior al cuidado de los hijos, preferencias de los hijos o el entendimiento entre los padres- pero que no ocurra que “sí o sí” se conceda ese tipo de custodia.
“Se deben dar unos requisitos que acrediten que es la opción más válida para los hijos”, ha enfatizado la presidenta de esta asociación jurídica, que ha añadido que también están de acuerdo con “la corresponsabilidad parental desde el momento del nacimiento”.