Share Button
Redacción

El Tribunal Supremo declara en reciente Sentencia que las relaciones entre los cónyuges por sí solas no son relevantes ni irrelevantes para determinar la guarda y custodia compartida de los hijos menores.

 

  • La genérica afirmación “no tienen buenas relaciones”, no ampara una medida contraria a la custodia compartida
  • El que haya funcionado el sistema instaurado en medidas provisionales no impide su modificación.
  • No se desnaturaliza la medida mediante la alternancia por anualidades de la custodia
 2014-03-12 niños separados

Mediante Sentencia de fecha 29 de Noviembre de 2013 el Tribunal Supremo revoca la Sentencia de la Audiencia Provincial y confirma la de instancia en la que se estableció un régimen de guarda y custodia de forma alternativa a ambos cónyuges, y con carácter exclusivo por anualidades completas.

 

El Tribunal Supremo considera que ha de primar el interés del menor y este interés exige sin duda un compromiso mayor y una colaboración de sus progenitores tendente a que este tipo de situaciones de ruptura matrimonial se resuelvan en un marco de normalidad familiar que saque de la rutina una relación simplemente protocolaria del padre no custodio con sus hijos que, sin la expresa colaboración del otro, termine por desincentivarla tanto desde la relación del no custodio con sus hijos, como de estos con aquel.

 

Entiendo el Supremo que las relaciones entre los cónyuges por sí solas no son relevantes ni irrelevantes para la determinación de la guarda y custodia compartida. Sólo se convierten en relevantes cuando afectan al interés del menor. Así, la genérica afirmación “no tienen buenas relaciones”, no ampara por sí misma una medida contraria al régimen de guarda y custodia compartida, cuando no se precisa de qué manera dichas relaciones pueden resultar contrarias al interés de las menores.

 

Igualmente considera la Sentencia que el hecho de que haya funcionado el sistema instaurado en medidas provisionales no impide su modificación en la adopción de las medidas definitivas, si esta modificación se realiza en interés de los menores, teniendo que atenerse las partes necesariamente a las etapas del desarrollo de los menores.

 

Por último entiende el Tribunal Supremo que en ningún caso se desnaturaliza la medida mediante la alternancia por anualidades de la custodia, pues una alternancia prolongada no está proscrita en nuestro ordenamiento, ni se ha demostrado que afecte de manera favorable o desfavorable a la estabilidad de los menores. Son los propios padres, y no los jueces, quienes conocen mejor la realidad de los niños y quienes deberán adaptar el régimen a lo que interese a los menores en cada periodo de crecimiento, aunque sea haciendo uso de la mediación familiar o de terapias educativas.

 

Puede leer íntegramente la sentencia: STS 29-11-2013