Share Button

Asociación de Damnificados por la Ley de Violencia de Género

Circunscripción: País Vasco

Web: www.advigen.webnode.es

Presidenta: Blanca Escaño

¿ Cuándo y por qué nace ADVIGEN?

En marzo de 2012 nace ADVIGEN (Asociación de Damnificados por la ley de Violencia de Género).

¿Por qué?

Muy sencillo. Por la desinformación existente en la ciudadanía de a pie sobre los abusos de la Ley Integral de Violencia de Género que deja a muchos hombres inocentes sin casa, sin hijos, sin trabajo, sin familia y……. en la cárcel, favoreciendo más a unas en detrimento de otros.

Defendemos ante todo y sobre todo la igualdad real entre personas, hombres y mujeres, bajo el principio de que ante todo y sobre todo somos personas, siendo contrarios a todo tipo de maltrato, ya sea hacia mujeres, hombres, niños o ancianos, independientemente de su condición sexual.

Una simple denuncia de la mujer contra su pareja es suficiente para enviar a un hombre a la cárcel sin ningún otro tipo de pruebas y sin obtener el acusado la presunción de inocencia (artículo 24.2 de la Constitución española).

La LIVG define la violencia de género como “la violencia que ejerce el hombre sobre la mujer por el mero hecho de serlo”, algo que en la inmensa mayoría de juicios no se molestan en demostrar.

Desgraciadamente esta ley no ha servido para evitar las muertes de las mujeres a manos de sus parejas. Más bien al contrario, ha generado una guerra entre sexos que nunca tendría que haber existido, proliferando las denuncias fraudulentas para despojar a los hombres de lo más sagrado para ellos: sus hijos.

Tampoco aparecen en ninguna estadística los hombres que mueren a manos de sus parejas femeninas o que son maltratados por ellas, y sin embargo, este maltrato es real y no existe ninguna ley que proteja al hombre, ni ninguna institución o teléfono que les ayude u oriente sobre lo que tiene que hacer y cómo actuar.

Por el mero hecho de tener una denuncia por violencia de género, sea verdadera o falsa, a los padres de familia automáticamente se les deniega la Custodia Compartida, y no sólo eso, sino que se les obliga a ver a sus hijos en puntos de encuentro, lugares fríos y poco adecuados para los niños y el Estado obtiene sustanciosas ayudas de los Fondos FEDER que se supone se destinan a las asociaciones de mujeres, pero que no llegan a las mujeres realmente maltratadas.

[su_quote]Igualdad ante la ley, la sociedad y en todos los aspectos de la vida[/su_quote]Es una ley que en poco o nada ayuda a las mujeres maltratadas y que no se acuerda de los hombres maltratados por sus mujeres, de los niños maltratados por sus madres (dado que el 90% de las custodias se nos otorgan a nosotras), y de los ancianos.

Existe un informe del Consejo General del Poder Judicial previo a esta ley que avala nuestras convicciones y nos reafirma y anima a seguir luchando contra todo tipo de maltrato y por conseguir la verdadera igualdad entre personas, ya que ante todo somos seres humanos.

Y por último, comentar que la propia LIVG no protege a todas las mujeres por igual. Las mujeres que denuncian maltrato (sea real o fraudulento) gozan de ayudas que las que no sufrimos maltrato, aún estando en circunstancias extremas no obtenemos; una mujer que denuncia maltrato tiene prioridad en la lista del paro para encontrar trabajo, las empresas obtienen sustanciosas subvenciones por contratarlas, tienen vivienda gratuita, justicia gratuita, ante un deshaucio tiene más derechos que otros que se encuentran en esa misma circunstancia, y así un largo etc.

Las mujeres, maltratadas o no, no somos moneda de cambio y podemos salir adelante por nosotras mismas. No necesitamos la tutela del Estado. Y si el Estado tutela a una parte de las mujeres, debería tutelar a toda la sociedad en su conjunto, no sólo a una parte de ella.

Trabajamos porque TODOS, absolutamente TODOS seamos iguales ante la ley, algo que no sucede. Un político, un personaje famoso que es denunciado por violencia de género no tiene el mismo trato ante la ley que una persona del pueblo. La justicia actúa según el poder adquisitivo y estatus social del acusado en cuestión. Y las leyes son y DEBEN DE SER IGUALES PARA TODOS.