Share Button

La magistrada titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo 2 de Cáceres ha puesto algo de cordura en un asunto que enfrentaba a un miembro del instituto armado con sus mandos.

Así por sentencia se ha reconocido a un agente flexibilizar su jornada laboral para poder atender a su hijo.

En sentencia se reconoce el derecho a la elección de un turno diurno, de lunes a viernes por la mañanas, y sin reducción de sus retribuciones, con el fin de que pueda conciliar su vida profesional con la familiar.

Lo importante de la sentencia no es sólo que se resuelven muchos de los problemas que tenía el agente de la Guardia Civil, sino que crea un precedente que servirá para que otros compañeros de la Guardia Civil no tengan que enfrentarse innecesariamente con sus mandos.

Entre otros problemas de incompatibilidad entre su horario laboral y la necesaria atención del menor, la agente afectada estaba sometida a turnos y trabajos en festivo lo que provocaba la imposible conciliación familiar.

La afectada constituía una familia monoparental y tenía reconocida por sentencia la custodia del menor.

Sólo cabe esperar que esta posibilidad de flexibilidad en los horarios de trabajo no sólo afecte a las mujeres miembros de la Guardia Civil, sino que su compañeros varones también puedan ver reconocidos sus derechos a ejercitar una paternidad responsable.