Comparte

2014-03-31 laboratorio

  • El Tribunal Supremo recuerda que están prohibidos los contratos de gestación por sustitución.
  • Se ha de evitar la mercantilización de la gestación y la filiación.
  • Bajo ningún concepto se puede proteger la cosificación de la mujer gestante y del menor.

 

El Tribunal Supremo en Sentencia de fecha 06/02/2014, deniega las inscripción en el registro civil de dos menores gestados por sustitución (vientre de alquiler) en el estado de Florida.

El Tribunal Supremo entiende procedente la impugnación de la resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado que acordó la inscripción en el Registro Civil español de la filiación de unos menores nacidos tras la celebración de un contrato de gestación por sustitución a favor de los padres intencionales, determinada por las autoridades de California con base en la legislación de dicho estado.

El Supremo recuerda que para practicar la inscripción de una decisión extranjera es necesario que no sea contraria al orden público internacional español, entendido como el sistema de derechos y libertades individuales garantizados en la Constitución y en los convenios internacionales de derechos humanos ratificados por España, y los valores y principios que estos encarnan.

Igualmente recuerda que en España está prohibida la gestación por sustitución (más conocida como vientres de alquiler), por lo que la denegación de la inscripción de los menores nacidos por dicho procedimiento trata de proteger la dignidad de la mujer gestante y del niño, evitando la mercantilización la gestación y la filiación, y evitando la «cosificación» de la mujer gestante y del niño.

Efectivamente mediante el uso de vientres de alquiler los padres intencionales tratan de explotar el estado de necesidad en que se encuentran mujeres jóvenes en situación de pobreza y creando una especie de «ciudadanía censitaria» en la que solo quienes disponen de elevados recursos económicos pueden establecer relaciones paterno-filiales vedadas a la mayoría de la población.

El Tribunal Supremo en contra de la tesis mantenida por el abogado de los padres intencionales demuestra que al denegar la inscripción no se produce trato discriminatorio pues el motivo de la denegación no viene constituido por que la petición de inscripción estuviera realizada a favor de un matrimonio homosexual formado por dos varones, sino que la denegación viene determinada por la celebración de un contrato de gestación prohibido en España.

La aplicación de la cláusula general de la consideración primordial del interés superior del menor no permite al juez alcanzar cualquier resultado. La concreción de dicho interés del menor debe hacerse tomando en consideración los valores asumidos por la sociedad como propios, contenidos tanto en las reglas legales como en los principios que inspiran la legislación nacional y las convenciones internacionales, no los personales puntos de vista del juez. Por ello, deben ponderarse los demás bienes jurídicos concurrentes, como son el respeto a la dignidad e integridad moral de la mujer gestante, evitar la explotación del estado de necesidad en que pueden encontrarse mujeres jóvenes en situación de pobreza, o impedir la mercantilización de la gestación y de la filiación.

La protección del interés superior de los menores no puede fundarse en la existencia de un contrato de gestación por sustitución y en la filiación a favor de los padres intencionales que prevé la legislación de California, sino que habrá de partir, de ser ciertos tales datos, de la ruptura de todo vínculo de los menores con la mujer que les dio a luz, la existencia actual de un núcleo familiar formado por los menores y los recurrentes, y la paternidad biológica de alguno de ellos respecto de tales menores.

Leer sentencia: STS 2014-02-06 FILIACION