Comparte
  • La cifra de denuncias por violencia de género se redujo un 2,8% en 2013
  • El mayor porcentaje de violencia se producen entre exconyuges y exparajas, y entre relaciones no matrimoniales.
  • En el año 2013 se produjo un 56,5 % de condenas entre mujeres enjuiciadas

rp_consejo-general-del-poder-judicial-300x168.jpg

El pasado 3 marzo se presentó el informe elaborado por el Observatorio de la Violencia Doméstica y de Género adscrito al Consejo General del Poder Judicial.

Según el balance presentado por Ángeles Carmona la cifra de menores enjuiciados por estos delitos aumentó un 5% el año pasado y la cifra de denuncias por violencia de género registradas en España ascendió a 124.894 en 2013, un 2,8 por ciento menos que en el año anterior,

Dicho informe arroja cifras dispares, así desde que en 2008 se produjera un incremento del 12,5% hasta alcanzar las 142.125 denuncias, el número ha ido menguando: en 2009 se registraron 135.540 (-4,6%), en 2010 fueron 134.105 (-1,1%), en 2011 se contaron 134.002 (-0,1%) y en 2012, 128.543, un 4,1% menos.

Sin embargo sigue creciendo la tasa de mujeres que renuncian a seguir con el proceso: ya son el 12,25 del total de denuncias presentadas (15.559), un 1,2 por ciento más que en el año anterior.

Estos datos se registraron en un año en el que fueron presuntamente asesinadas en España 54 mujeres por los hombres con los que mantenían o mantuvieron una relación de pareja, sólo once de las cuales habían interpuesto denuncias por malos tratos contra ellos.

No obstante el informe destruye bastantes mitos en el tema de violencia intrafamiliar. Así parece que la menor incidencia de la violencia se produce entre parejas casadas (sólo un 26 % de los casos), pues la mayor incidencia se produce entre excónyuges y ex relaciones afectivas (un 31 %) y entre relaciones afectivas no matrimoniales (un 29 %).

En este sentido se hace necesario investigar si en los casos de exparejas incrementa la incidencia de la violencia la situación en las que quedan los cónyuges tras los procesos judiciales de separación o divorcio, pues resulta evidente que el mayor porcentaje de violencia se debería dar en parejas que conviven, y no en parajas que ya no conviven.

De igual forma parece que el matrimonio es una de las causas que disminuye la violencia intrafamiliar, pues en parejas no matrimoniales la violencia crece tres puntos estadísticos.

Igualmente en el informe se refiere que un 3,6 % de las sentencias son absolutorias, las condenatorias ascienden a una 10,2 %. En cuanto a los sobreseimiento son el mayor caso de finalización de los procedimientos siendo un 35,7 % sobreseimiento provisional y un 4,4 % sobreseimiento libre.

EN MENOS DEL 3% SE SUSPENDIÓ EL RÉGIMEN DE VISITAS

Derivadas de las órdenes de protección, se adoptaron 59.597 medidas penales, especialmente órdenes de alejamiento (86,2% de los casos), prohibición de comunicación (84,2%) y prohibición de volver al lugar en que se cometió la agresión (12%). Menos numerosas fueron las medidas civiles, 15.116, la mayoría sobre prestación de alimentos y atribución de la vivienda.

Sin embargo, sólo en un 6,7% de los casos se acordó la suspensión de la guardia y custodia de los hijos, en un 3% la suspensión del régimen de visitas y en un 0,3%, de la patria potestad, tasas que Carmona explica por la libertad de los jueces para adoptar o no este tipo de medidas y que contrastan con el objetivo de que la Ley Integral de Medidas de Protección para la Violencia de Género proteja a los niños como víctimas de estos delitos.

Sin embargo en el informe no se refiere que régimen de visitas tenía el agresor antes de ejercer la violencia.

Por primera vez en 2013 se recogieran estadísticas de menores huérfanos de la violencia machista, un total de 42, y asesinados en el marco de estos delitos, seis, cuyos casos fueron instruidos en juzgados especializados en violencia machista y sentenciados con el agravante de parentesco.

«Me consta que desde el Ministerio Fiscal se considera que el fallecimiento de un menor a manos de la pareja de la madre puede ser por violencia de género y en esos casos se ha solicitado que se inhiba a los Juzgados de Violencia sobre la Mujer (…) lo que significa que las víctimas van a estar atendidas por personal especializado», ha señalado la presidenta del Observatorio. Sin embargo en el informe no figuran los menores muertos a manos de sus madres.

Archivo:  Informe violencia género