Comparte

2014-04-03 pareja homosexual

El próximo miércoles 9 de abril a las 16.30 horas se votará en el Parlamento de Andalucía la toma en consideración de la Proposición de Ley integral para la no discriminación por motivos de identidad de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales en Andalucía.

El proyecto consta de un largo preámbulo ideológico dividido en cuatro partes, además de un articulado de 21 puntos divididos en cuatro títulos.

El Título III está dedicado a la Educación y a los menores.

Si esta ley se aprueba, el cambio de sexo será la política oficial de la Junta de Andalucía en los casos de niños con una posible disforia de género.

Si un niño se siente una niña o su familia considera que se realizará mejor siendo una niña, la Junta asumirá que el cambio de identidad es la mejor solución para el menor y organizará todas sus relaciones para que no tenga otra opción que la de cambiar de sexo.

  • Se obligará a toda la comunidad escolar a admitirlo en los baños y vestuarios de chicas, aunque sus órganos genitales sean los de un chico.
  • Se obligará a sus compañeros a llamarlo por su nombre de chica y a tratarlo como una chica, sea lo que quiera que esto signifique para la Junta de Andalucía.
  • Se obligará a los profesores a cambiar todos los papeles del alumno para adaptarse a su nueva identidad de género.
  • Se obligará a los padres de los demás alumnos a ver cómo algo natural que el chico vaya vestido de chica al colegio y comparta servicios y espacios íntimos con sus hijas.
  • Se preparará al menor para el inexorable cambio de sexo, un proceso que culminará con los drásticos tratamientos hormonales y con la operación quirúrgica de cambio de órganos genitales.

Cualquier solución que no pase por este itinerario, como por ejemplo, una ayuda psicológica al niño y a los padres para saber si realmente se trata de un caso de disforia de género y si existen alternativas al cambio de sexo, quedará excluida y será proscrita como una alternativa “transfoba”, la nueva palabra-policía incluida en el proyecto de ley para marcar a cualquiera que no acepte que la identidad de género es una elección del individuo, una más, como la elección de unos zapatos o un modelo de coche.