Comparte

En los juzgados y dependencias policiales las denuncias que se presentan a causa de violencia doméstica son en su mayoría de hombres hacia mujeres. Pero son muy pocos los casos en que la víctima es el varón. Según las estadísticas el 7% de los maltratos en el hogar son de la mujer hacia el hombre, y quizás por eso es no se lea comúnmente en las noticias situaciones como la de Alexandre Sigwarth.
El caso de Alex se agrava aún más porque se ve implicado un menor, su hijo de 23 meses. Según pudo declarar a eldigitalsur, este francés radicado en Adeje desde hace varios años, ha sufrido maltrato físico por parte de su mujer. A raíz de las lesiones sufridas y por las «malas condiciones», como él mismo relata, en que mantiene la madre a su hijo, ha presentado ante los juzgados denuncias varias.
Anteriormente, M.I, esposa de Alexandre Sigwarth, había presentado una denuncia por malos tratos ante la Guardia Civil debido, según Sigwarth por los problemas psicológicos que sufre y por querer quitarme la custodia de mi hijo, pero el día de la comparecencia retiró la denuncia y admitió que era mentira». Alexandre señala que ha intentado arreglar «por el bien de mi hijo» la situación con su esposa consiguiendo que mantuvieran ambos verse con un psicólogo, «ella aceptó al principio y luego dejó las sesiones», afirma.
Después de soportar diferentes situaciones de riesgo para su hijo, como ha contado ante el micrófono y los malos tratos recibidos, presenta una denuncia consiguiendo que las autoridades le dieran como respuestas que es una «gilipollez«, y por otro lado una denuncia ante el Juzgado de Instrucción número 6 de Arona por temor a que su esposa «sustraiga» a su hijo menor de edad, pero el Ministerio Fiscal ha desestimado la denuncia al estimar que no existía causa justificada para ello.
Ahora Alexandre sólo pide que evalúen su caso psicólogos, trabajadores sociales y autoridades pertinentes «para que ellos mismos determinen que es lo más adecuado para su hijo», y espera «que la justicia sea justa».
En la ley, un hombre víctima hace frente a dos obstáculos; en primer lugar demostrar su condición de víctima, y en segundo lugar, debe asegurarse de proteger a sus hijos y que no se conviertan en nuevas víctimas. Los hombres muy a menudo soportan los abusos por razones de protección y manutención del lazo afectivo con sus hijos, y no ser destruidos económicamente como consecuencia de la separación. La mayoría de los hombres no reaccionan ante la violencia ejercitada por sus exparejas.