Comparte
Los padres malagueños empiezan a ver la luz. Un juzgado de Primera Instancia de Torremolinos ha decido retirar la custodia a la madre por quedar demostrado que inducía al su hijo en contra del padre, es decir que el menor sufría Síndrome de Alienación Parental.
De esta manero el menor quedará bajo la tutela del padre, suspendiéndose las visitas de la madre y su familia.
En la Sentencia queda patente que la madres indujo al menor a no querer tener comunicación con su padre, desarrollando de esta manera un síndrome de alienación parental.
Desde el divorcio en el año 2003 el padre no había podido disfrutar de régimen de visitas acordado.