Comparte

Discriminación por razón de sexo por parte de los juzgados de Santa Mª de Guía de Gran Canaria


Desde el pasado 6 de enero, Braulio HR, padre de dos hijos, desconoce el paradero de los mismos. Su expareja, CMS, se marchó con ellos sin consentimiento paterno ni judicial, desconoce si los niños asisten al colegio o si el menor de ellos, de tan solo 7 años, recibe el debido tratamiento médico derivado de una enfermedad crónica para la que debe ser sometido a controles y revisiones periódicas en el Hospital Materno Infantil de Las Palmas. Braulio cree que los niños se encuentran en Fuerteventura aunque no sabe mucho más de ellos.

Este padre ha presentado una ejecución de sentencia con modificación de medidas ante el Juzgado nº 3 de Santa María de Guía con carácter de urgencia, medidas protectoras que S.Sª. puede adoptar de oficio al amparo del artículo 771.2, párrafo segundo, en relación con el art. 775.3, ambos de la LEC., pero también lleva interpuestas ocho denuncias por los incumplimientos de la madre e, incluso, se ha dirigido a Fiscalía de Menores de Las Palmas, sin obtener ninguna respuesta y sin que se hayan adoptado medida alguna.

La desesperación del padre y la impotencia ante esta situación se agrava, más aún si cabe, habida cuenta de que la madre se ha marchado con su maltratador contra quien había presentado denuncia por violencia familiar tanto contra sí misma como contra su hijo mayor (12 años) por la que hombre con quien ahora conviven los niños ya fue condenado con una orden de alejamiento.

Sin embargo, las denuncias presentadas por Braulio ante los diferentes juzgados de Sª Mª de Guía se transforman en meras “faltas” de modo que los jueces fijan las fechas para las vistas para los últimos días del mes de mayo en adelante, permitiendo conscientemente la perpetuidad de los incumplimientos y los más que probables daños a los que pueden estar siendo sometidos los menores, a quienes no se protege.

El padre de los menores denuncia ante Favor Filii que le resulta sumamente rocambolesco que, ante las denuncias presentadas ante estos Juzgados, sean los propios funcionarios quienes, sin autoridad ni conocimiento para ello, evalúen sobre la marcha si el caso es urgente o no y determinen cómo deben ser tramitadas las denuncias presentadas arrogándose competencias y funciones que le son inherentes al Magistrado Titular y no a sus técnicos y auxiliares.

Esta situación DISCRIMINATORIA contra los padres – varones – en Canarias es lo normal en más juzgados donde se conculcan derechos fundamentales tanto contra el libre ejercicio de la Patria Potestad paterna como contra la más elemental protección de los menores resolviéndose por la “política de hechos consumados” en favor de los intereses de la madre la inmensa mayoría de los asuntos.

Favor Filii denuncia que el caso de Braulio no es un asunto aislado, son numerosas las quejas de padres que sufren este tipo de maltrato por parte de madres que deciden actuar por vía de hecho, y que tan buenos resultados dan en juzgados de Las Palmas como en Tenerife, sin que puedan hacer nada por proteger a sus hijos, que viven en la desesperación, la agonía y la impotencia de luchar contra un Sistema que los discrimina sistemáticamente por el mero hecho de ser varones, sin tener dónde acudir al tiempo que se pone en riesgo la integridad emocional y física de cientos de menores indefensos a pesar de que la justicia tiene medios y recursos para actuar en el Interés Supremo de los Niños y las Niñas y evitar perpetuar en el tiempo la separación de los menores de una parte fundamental para su correcto desarrollo integral y su equilibrio.