Comparte

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia de un Juzgado de Instrucción de San Javier que condenó a una mujer a 45 días de multa, con una cuota diaria de cinco euros, como autora de una falta contra los deberes familiares por impedir el régimen de visitas al marcharse a una ciudad andaluza.

La sentencia señala que el Juzgado declaró probado que en cumplimiento del régimen de visitas establecido en la separación de la pareja, el padre acudió el 16 de septiembre de 2014 a recoger a los hijos, encontrándose con que la vivienda estaba vacía.

La resolución judicial añadía que ello fue debido a que la madre se marchó a una población andaluza sin previo acuerdo, llevándose consigo a los menores.

La sentencia añadía que la misma situación se produjo dos días después, cuando el denunciante acudió de nuevo a recoger a los hijos.

En su apelación, que no ha prosperado, la denunciada expuso que no cometió infracción alguna, ya que la resolución judicial que fijó el régimen de visitas no establecía el lugar en el que debía hacerse la entrega de los menores.

Frente a ello, la Audiencia comenta que el domicilio familiar era el lugar que los dos progenitores venían asumiendo como el lugar de la entrega.