Comparte

Un hombre no tendrá que pagar la pensión compensatoria a la que fue su mujer porque la pensión que recibe ha de destinarla a la residencia donde se encuentra ingresado, según se dispone en una sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Murcia.

Esa decisión desestima el recurso que la ex-mujer presentó contra la sentencia de un Juzgado de Primera Instancia de Cartagena (Murcia) que rechazó su demanda, en la que reclamó el pago de la pensión compensatoria al señalar que con la separación sufría un desequilibrio económico «importante».

La Audiencia, al rechazar su apelación, indica que durante los quince años que duró la convivencia, el matrimonio vivía con los 500 euros de pensión de ella -que tiene ahora 76 años- y los 500 del esposo.

Y añade que el desequilibrio alegada por ella no existe, además de que el demandado debe destinar su pensión a pagar la residencia donde se encuentra acogido.