Comparte

La Audiencia Provincial de Murcia en aplicación de la más reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo ha condena a una mujer a abonar a su expareja 50 euros cada vez que este visita a sus hijas.

Esta compensación trae causa en el cambio de residencia de la mujer tras el divorcio, dado que la pareja vivía en una localidad valenciana y la mujer traslado su residencia a una localidad murciana a mas de 250 kilómetros del que fuera domicilio conyugal.