Comparte

A pesar del silencio de las administraciones públicas hay numerosas mujeres que incumplen los regímenes de visitas y desobedecen las sentencias judiciales.


 

El pasado 15 de julio fue detenida en la comisaría de la Ertzaintza de Guernica una mujer que tras numerosos incumplimientos fue a entregar a su hija de 6 años a su exmarido.

El varón tenía concedida la custodia de la menor en Sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 14 de Bilbao que retiró la guarda y custodia de la menor a su madre.

El reiterado incumplimiento de la sentencia forzó al juzgado a reiterar el pasado 13 de julio la suspensión de visitas de la madre a la menor.

Debido a la presión vecinal la jueza optó por decretar que la entrega de la menor se produjera en la comisaría, pues aunque inicialmente la entrega se debería haber producido en el domicilio de la madre esta alentó a sus vecinos para organizar una concentración en la entrada de su casa para dificultar la entrega.

Cada día más se observa un mayor grado de incumplimiento de las resoluciones judiciales por parte de las mujeres inmersas en procesos contenciosos de separación y divorcio.