Comparte

Podría escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “A traición, un juez inicuo me arrebató a mis hijos”.

 

Los cascabeles ahora suenan diferentes,

y las norias, en las ferias, tienen ausencias de niños.

 

Podría escribir los versos más tristes esta noche.

Siempre antes me quisieron y ahora solo a veces,

cuando no sienten, en su nuca, el aliento de la madre.

 

En las noches, les daba un beso, y yo era para ellos su padre.

Ahora, soy solo visitante de alternos fines de semana fríos.

 

Podría escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no los tengo. Sentir que los perdí.

Esperar la carrera del lento calendario, a que marque

el viernes par, en que vuelven a mi hogar.

 

Los columpios se balancean, sin niños ya sentados,

y yo tenía niños, que pudieran adornarlos.

 

 

Podría escribir los versos más tristes esta noche,

si no fuera porque mañana seré aún más triste,

pues crecen mis hijos, y no poseo ya su presencia cotidiana

ni siento su crecer día a día, como antes lo sentía.

Javier Pérez- Roldán Suanzes- Carpegna

Abogado experto en derecho de familia se ha convertido en un referente en derecho de familia, custodia compartida, violencia de género y secuestro y sustración internacional de menores, es académico de la Academia Internacional de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades. Colaborador de numerosas publicaciones y revistas y contertulio en numerosos medios de comunicación social. Actualmente dirige la primera revista española para padres separados y profesionales del derecho FamiliaenDerechos.es.

Latest posts by Javier Pérez- Roldán Suanzes- Carpegna (see all)