Comparte

Audiencia Provincial de Barcelona (Sección 18ª), Sentencia núm. 597/2016 de 19 julio. JUR 2016\213580

Nulidad, separación y divorcio.

Jurisdicción: Civil

Recurso de Apelación núm. 962/2015

Ponente: IIlma. Sra. Mª José Pérez Tormo

SENTENCIA N. 597/2016

Barcelona, 19 de julio de 2016

Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoctava

Magistrados:

Sra. Dª Margarita Noblejas Negrillo

Sra. Dª María José Pérez Tormo (ponente)

Sra. Dª Ana Maria Garcia Esquius

Rollo n.: 962/2015

Juicio Verbal nº 997/2013

Procedencia: Juzgado de Primera Instancia nº 15 de Barcelona

Apelante: Silvio

Abogado: Carles Vaqué Ribó

Procurador: Antonio Nicolás Vallellano

Apelada: Begoña

Abogada: Cristina Martinez Vicente

Procuradora: Elena Soria de Villalonga

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- La parte dispositiva de la sentencia Apelada de fecha 29 de Abril de 2015 es del tenor literal siguiente: «FALLO: Que desestimando íntegramente la demanda interpuesta por el Procurador D. Antonio Nicolás Vallellano en nombre y representación de D. Silvio asistido por el Letrado D. Carles Vaqué Ribó contra Dª Begoña representada por la Procuradora Dª Elena Soria de Villalonga asistida por la Letrada Dª Cristina Martínez Vicente, declarando no haber lugar a la prestación de alimentos por parte de Dª Begoña a su hijo mayor de edad D. Silvio . Sin expresa imposición de las costas procesales. No se hace expresa condena en costas.»

SEGUNDO.- Contra la anterior Sentencia interpuso recurso de apelación la parte actora, dándose traslado a la parte contraria, presentándose escrito de oposición y elevándose las actuaciones a ésta Audiencia Provincial.

TERCERO.- Se señaló para deliberación, votación y fallo el día 19/07/2016, llevándose a cabo la deliberación del presente Rollo la semana anterior a la del señalamiento, por necesidades del servicio.

CUARTO.- En el presente procedimiento se han observado y cumplido las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Se aceptan los Fundamentos de Derecho de la sentencia recurrida en cuanto no se opongan a los de la presente.

PRIMERO

Recurre Don. Silvio la sentencia de primera instancia que ha desestimado su reclamación de alimentos a su madre, hoy demandada, por considerar acreditada la causa de extinción de la obligación alimenticia prevista en el art 237-13 , 1 e) CCCat al haber incurrido el actor en la causa de que establece el art 451-17 CCCat , por maltrato grave a la demandada.

La Sra. Begoña se opone al recurso y solicita la confirmación de la sentencia recurrida.

SEGUNDO

Para la resolución de la controversia planteada es de aplicación el Art. 237-13 , 1 e) CCCat , que establece como causa de extinción de la obligación de prestar alimentos al hoy actor si estuviera incurso en una de las causas de desheredación del Art. 451-17, en concreto el maltrato grave a la hoy demandada, su madre.

Debe recordarse que la obligación alimenticia tiene un origen legal y es de derecho natural, por la que se obliga a determinadas personas cuando concurren determinados requisitos, y en base a la relación de parentesco que las une, a la entrega de una cantidad de dinero, o a asumir su manutención en su propio domicilio.

La obligación alimenticia tiene un origen familiar y nace con vocación de temporalidad, en tanto sean necesarios y se cumplan otros requisitos que prevé la ley, y se extinguen cuando concurre una de las causas previstas en el art. 237-13 CCCat , entre las que aparece la causa novedosa incluida en el Libro II CCCat, referida a la conducta del alimentado para con el alimentante prevista en el art. 451-17 CCCat como causas de desheredación, y entre ellas el trato que dispense el alimentado a la alimentante. Se trata de una norma de carácter sancionador, la extinción del derecho a ser alimentado por uno de los progenitores, por lo que debe ser interpretada restrictivamente.

Tal como indica el referido precepto legal y conforme al criterio jurisprudencial constante referida a las causas de desheredación, sentencias del T.S. 10-3-05 , 5-2 – 07 , 7-3-07 entre otras muchas, el maltrato debe revestir las características de gravedad e importancia, y al tratarse de un motivo por el que se van a limitar derechos, la interpretación debe ser restrictiva de la causa de desheredación y por tanto no cabe ni la analogía, ni la interpretación extensiva a comportamientos más o menos parecidos que las conductas específicamente tipificadas. Su fundamento es evitar que una persona se vea obligada legalmente a prestar alimentos a otra que ha tenido respecto a ella un comportamiento reprochable, cuyo reproche recoge la ley como sanción a la persona que en principio tenía derecho a recibir alimentos y se le priva del mismo.

Como principios a tener en cuenta, en sentencias de 3 de junio de 2014 y de 30 de enero de 2015 del Tribunal Supremo , referidas a causas de desheredación, establece los siguientes:

1/ Que aunque las causas de desheredación sean únicamente las que expresamente señala la ley (  Art.848   CC  ( LEG 1889, 27 )   ) y ello suponga una enumeración taxativa, sin posibilidad de analogía, ni de interpretación extensiva, ello no significa que la interpretación o valoración de la concreta causa, previamente admitida por la ley, deba ser expresada con un criterio rígido o sumamente restrictivo;

2/ Que los malos tratos o injurias graves como causas justificadas de desheredación del  Art. 853.2  CC deben ser objeto de una interpretación flexible conforme a la realidad social, el signo cultural y a los valores del momento en que se producen;

3/ Que el maltrato psicológico, como acción que determina un menoscabo o lesión de la salud mental de quien lo recibe, debe considerarse comprendido en la expresión y contenido que comprende el maltrato de obra;

4/ Que esta inclusión del maltrato psicológico en el maltrato de obra tiene su fundamento en la dignidad de la persona como núcleo fundamental de los derechos constituciones y su proyección en el marco del Derecho de familia como cauce de reconocimiento de los derechos sucesorios, especialmente de los derechos hereditarios de los legitimarios del causante.

El TSJ de Catalunya en sentencia de fecha 28 de mayo de 2015 también referida a desheredación, atendiendo al hecho que la causa de desheredación contenida en el  artículo 853. 2  CC es de contenido idéntico a la recogida en el Art. 370. 3 CS, según ya declaró en sentencia 32/2010, de 6 de septiembre (FD5), ha mostrado su conformidad con la interpretación flexible conforme a la realidad social realizada por el Tribunal Supremo en las resoluciones referidas y también con la inclusión del maltrato psicológico en el maltrato de obra como causa de desheredación , tanto porque así lo exige nuestro sistema de valores constitucional, como porque así viene requerido por el ordenamiento jurídico en su integridad, como porque así lo precisa el principio de conservación de los actos y negocios jurídicos reconocido por la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

TERCERO

Debe pues, considerarse causa de desheredación y por tanto, causa de extinción de la obligación de prestar alimentos tanto los malos tratos físicos como los psicológicos, inferidos por el alimentando al alimentante.

En el presente caso se ha acreditado sobradamente la actitud del actor para con su madre. Ha sido condenado por sentencia 24 de marzo 2014 (f. 136) por una falta de amenazas leves, una falta de injurias y un delito de lesiones en el ámbito familiar a 9 meses de prisión y la prohibición al hijo de acercamiento a la madre durante un año, ratificando así la orden de alejamiento acordada como medida cautelar en Auto de fecha 22-2-2013 (f. 97).

No existe duda que el maltrato es grave pues la condena ha sido por delito de lesiones en el ámbito familiar, además de las dos faltas indicadas. Consta en los «Hechos Probados» de aquella resolución que el actor llamó a su madre «hija de pura, mamona, ladrona» en cuanto a las injurias y en cuanto a las lesiones «…con ánimo de quebrantar la integridad corporal de la Sra. Begoña , la agarró fuertemente por los brazos propinándole un cabezazo en la cabeza», como resultado la hoy demandada resultó con policontusiones y traumatismo craneoencefálico leve.

Tal actuación de evidente maltrato físico si bien puede aceptarse como alega el recurrente, que ha sido un hecho puntual pues no se ha aportado otra prueba de lesiones físicas a la demandada, la prueba obrante en autos acredita el maltrato psicológico del actor durante varios años a la demandada, probablemente debido al consumo continuado de sustancias tóxicas por su parte de forma continuada, tal como ha reconocido él mismo en su declaración de fecha 22-2-13 ante el Juzgado de Instrucción nº 12 de Barcelona (f. 95), donde manifestó» que «consume habitualmente hachis y marihuana». La actitud agresiva del hijo para con la madre, referida por el actual compañero de la madre, ha determinado el síndrome ansioso depresivo que padece la Sra. Begoña por el que sigue tratamiento desde 2011 (f. 11). La conducta grave e irrespetuosa del hijo para con la madre puede calificarse grave por su reiteración.

No se ha acreditado la conducta de desatención de la madre para con el hijo, que éste alega en su descargo y como justificación, sin perjuicio de considerar esta Sala que la conducta antes referida no tiene justificación alguna. Consta en autos que la Sra. Begoña asumió la custodia del hoy actor y su hermana tras la separación de sus padres. No consta acreditación relativa a un inadecuado ejercicio de tal responsabilidad parental, al contrario, consta que asumió las necesidades alimenticias de sus hijos sin la ayuda paterna que no cumplía con su obligación alimenticia por lo que en ejercicio del derecho de repetición al haber adelantado los alimentos filiales, la madre planteó una demanda de ejecución y embargó bienes del padre, en concreto, su mitad de la vivienda que en su día fue familiar, adquiriendo de esta manera su total propiedad, por lo que pudo disponer personalmente de la renta por su alquiler, cosa que al hijo parece extrañar. Consta en autos también, que el hoy actor se instaló en 2010 y durante dos años en la vivienda de la Sra. Begoña de la CALLE000 , a pesar de la oposición materna a ello pues el hijo, hoy recurrente, carecía de medios económicos para independizarse con responsabilidad y autonomía en su propio cuidado, y a pesar de su oposición moral a ello, la hoy demandada le permitió vivir allí e incluso alguna vez le llevaba comida. Asimismo, la actora quiso mantener contacto con su hijo a pesar de los problemas existentes cuando a través de su compañero le invitó en navidad (f.118), a lo que se negó el hoy recurrente. La afectación materna en su declaración evidencia la importante emoción que siente la madre por su hijo y el hecho de querer desistir de su denuncia contra el actor muestra el afecto y su interés por seguir protegiéndole a pesar de la actuación filial.

De conformidad a la sentencia de fecha 22 abril 2014 de esta Sala 18 de la Audiencia de Barcelona, consideramos que la conducta agresiva e irrespetuosa de quien incurre en causa de desheredación debe reunir suficientes condiciones mentales para ser considerado responsable de sus propios actos y que su conducta se haya realizado con discernimiento. Y en este caso, tal como se ha referido el actor hoy recurrente, consume habitualmente y desde hace años sustancias tóxicas y estupefacientes, tal como él mismo reconoce, sin que considere que ello le afecta a su percepción de la realidad, y sin que tenga intención de superar su adicción pues manifiesta en su interrogatorio que no toma sustancias mas fuertes, y no consta que haya iniciado tratamiento alguno para superar su adicción. No se ha acreditado que tenga alteradas su capacidad de percepción por lo que no considera esta Sala que tenga mermada sus facultades cognitivas y volitivas por lo que es plenamente consciente de su actuación y debe asumir sus consecuencias.

Debe por todo ello, considerarse cumplida la causa de desheredación y por tanto, la causa de extinción de la obligación de prestar alimentos por parte de la demandada al actor, hoy recurrente y por tanto, debe desestimarse el recurso planteado.

CUARTO

No procede hacer especial imposición de costas de los presentes recursos habida cuenta la situación fáctica planteada en este caso, una vez examinados los  arts. 398   y  394   de de la  Ley de Enjuiciamiento Civil  ( RCL 2000, 34 , 962 y RCL 2001, 1892)   .

F A L L A M O S

Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal Don. Silvio contra la sentencia dictada en fecha veintinueve de abril de dos mil quince por el Juzgado de 1ª Instancia nº 15 de Barcelona , en los autos de que el presente rollo dimana, debemos confirmar y confirmamos íntegramente dicha resolución, sin hacer expresa imposición de las costas causadas en esta alzada procedimental.

Contra esta sentencia cabe recurso de casación en los supuestos del número 3º del  artículo 477.2   LEC  ( RCL 2000, 34 , 962 y RCL 2001, 1892)   y recurso extraordinario por infracción procesal cumulativamente ( D.F.16ª, 1.3ªLEC ). También cabe recurso de casación, en relación con el derecho civil catalán, sustantivo y procesal, en los supuestos del artículo 3 de la Llei 4/2012. El/los recursos debe/n ser interpuesto/s ante esta Sección en el plazo de veinte días.

Y firme que sea esta resolución, devuélvanse los autos originales al juzgado de su procedencia, con testimonio de la misma para su cumplimiento.

Así lo pronunciamos y firmamos.