Share Button

El médico se encontraba suspendido en funciones y desaparecido


El Juzgado de lo Contencioso–administrativo número 1 de Cáceres ha condenado al Servicio Extremeño de Salud a indemnizar con 10.000 euros más intereses a una mujer que fue víctima de abusos sexuales por parte de un anestesista.

La demandante alegó que había sido víctima de abusos sexuales por parte del médico después de una operación por histeroscopia cuando se encontraba todavía bajo los efectos de la anestesia. Como el profesional, suspendido en sus funciones, estaba desaparecido con requisitorias y busca y captura por la vía penal, la víctima hizo una reclamación al Servicio Extremeño de Salud por la vía administrativa. Al serle denegada la petición, la víctima reclamó mediante un recurso contencioso-administrativo, demanda que ha sido estimada parcialmente por el juez.

El anestesista había sido denunciado por otras diez mujeres por los mismos hechos.