Comparte

Hace uno días informábamos en nuestro medio de la detención de una joven viuda acusada, junto a uno de sus amantes, de matar a su marido, ahora toca informar que las investigaciones están apuntando a la disoluta vida de la principal acusada, pues al parecer le gustaba en exceso la fiesta y los hombres atléticos.

Según informa el diario ABC la viuda llevaba un doble vida, dado que las conversaciones telefónica intervenidas por la policía nos describen a un mujer obsesionada por el sexo.

Las conversaciones telefónicas no tiene desperdicio, así en una conversación a una amiga llego a decir ” ¡Clarooo! Yo ahora soy feliz y gracias a Dios que no se me ocurrió tener un nene, por mucho que me gusten los nenes, gracias a Dios (…) Yo ahora voy a ser feliz y voy a hacer la vida que quiero, no sé aún con quién, me da igual. Yo me lo estoy pasando muy bien, y ahora contigo puedo hacer los planes que me da la gana.” , es decir que después de cargarse presuntamente a su marido, la alegre viuda se manifiesta feliz y pletórica.

Incluso en un momento de exaltación llegó a decir a su amiga que  «nosotras tenemos tres puntos que nos definen a la perfección: 1. Estamos muy locas. 2. Nos gusta la movida, la movida con tíos buenos. Yo la movida con Antonio que en paz descanse no la quería y ése (en referencia a un mosso con el que tuvo una relación en Barcelona) me va a follar como me folló en el baño».

Es evidente que la violencia y la aficción al sexo no es atributo únicamente masculino.

Para leer la conversación completa recomendamos leer íntegramente la noticia publicada en el diario ABC, pulsando aquí.