Comparte

El Gobierno Rajoy se plegó a las presiones feministas y concedió el tercer indulto a la misma mujer, a pesar del informe contrario de la fiscalía y del juzgado que conoció el asunto. La Sala explica que, de acuerdo con su jurisprudencia, en este caso el contenido de la resolución que se enjuicia no cumple con los requisitos exigidos para que el Gobierno conceda un indulto


La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo ha anulado por falta de justificación suficiente el acuerdo del Consejo de Ministros, de 22 de julio de 2016, por el que se concedió un indulto parcial a María Salmerón (el tercero), conmutándole la pena de cuatro meses de prisión como autora de un delito de desobediencia que le impuso el juzgado de lo Penal número 13 de Sevilla por 30 días de trabajo en beneficio de la comunidad, con la condición de que abonara las responsabilidades civiles en el plazo que determinara el tribunal sentenciador y no volviera a cometer delito en el plazo de dos años. Dicho acuerdo, ahora anulado, afirmaba que se concedía la medida de gracia tras considerar “los informes del Tribunal sentenciador y del Ministerio Fiscal, estimando que, atendiendo a las circunstancias de la condenada y de acuerdo a la información que obra en el citado expediente, concurren razones de justicia y equidad, a propuesta del Ministro de Justicia y previa deliberación del Consejo”.

La Sala explica que, de acuerdo con su jurisprudencia, en este caso el contenido de la resolución que se enjuicia no cumple con los requisitos exigidos para que el Gobierno conceda un indulto. Es lo cierto que tal decisión no puede basarse en los informes del Ministerio Fiscal o del órgano sentenciador, pues ambos son claros y contundentes en cuanto se oponen a su concesión, sin que el acuerdo concrete a qué otra información obrante en el expediente se refiere para poder concluir la concurrencia de las razones de justicia y equidad, razones que no se concretan de ningún modo”, subraya el tribunal.

Además, precisan los magistrados, en este caso concurren unas circunstancias que son muy relevantes para el enjuiciamiento, debido a que el Gobierno ya había concedido dos indultos anteriores a la misma persona por condenas sobre los mismos hechos, el último de ellos muy cercano en el tiempo al acuerdo ahora recurrido. Esta Sala considera que, en estos casos, “el deber de razonar la justificación de la concesión de un nuevo indulto es especialmente intensa, so pena de terminar convirtiendo la concesión del indulto en un salvoconducto para delinquir en el futuro”.

La Sala afirma que existen todavía otras circunstancias que avalan su decisión, dado que, siendo parciales los indultos concedidos, no consta que se haya dado cumplimiento por la indultada a las condiciones impuestas para su concesión, esto es, no consta cumplida la pena sustitutoria ni el abono de las responsabilidades civiles. De hecho, recuerda el tribunal, que el Juzgado de lo Penal nº 13 de Sevilla informó al Ministerio de Justicia, por si procediera la revocación del indulto en su día concedido, de que el Servicio de Gestión de Penas y Medidas Alternativas había remitido un informe en el que se ponía en conocimiento del juzgado que la penada no había acudido a la cita propuesta para el cumplimiento de la pena de trabajos en beneficio de la comunidad, y que tampoco había pagado el importe correspondiente a la responsabilidad civil en el plazo de un año que le fue otorgado. Por último, aclaran los magistrados, lo que se enjuicia en el presente procedimiento es el acto de concesión del indulto, sin que la competencia de esta Sala pueda extenderse al control de la resolución judicial recaída en la vía penal o a las circunstancias que, en su caso, pudieran concurrir para justificar la conducta que dio lugar a la imposición de la pena que es objeto del indulto concedido.

Cronología del caso María Salmerón 

El caso de María Salmerón arranca en el año 2001 y, diecisiete años después, es necesario acudir a una breve cronología para poder tener una visión de conjunto del laberinto judicial que ha supuesto, partiendo de los datos que figuran en la sentencia que revoca el indulto y consultando fuentes cercanas al caso.

  • Julio de 2001: María Salmerón y Antonio Ruiz se separan. El juzgado otorga a la madre la custodia de la hija común y establece un régimen de visitas con el padre dos horas martes y jueves entre semana; fines de semana alternos y vacaciones partidas.
  • Octubre de 2003: Se establece que las visitas semanales, así como las entregas y recogidas de fin de semana se realizarán en un punto de encuentro.
  • Julio de 2006: Se modifica el régimen de visitas y se exige al padre presentar un calendario con antelación para que Salmerón supiera con antelación los días en que debía llevar a la hija común al punto de encuentro.
  • De mayo de 2006 a abril de 2008: Durante casi dos años, María Salmerón desatendió el régimen de visitas impidiendo que padre e hija se vieran, a pesar de múltiples citaciones, requerimientos personales y apercibimientos judiciales en cuatro ocasiones (19 de octubre de 2006; 30 de noviembre de 2006; 4 de julio de 2007; y 14 de abril de 2008).
  • Marzo de 2008: Antonio Ruiz es condenado a 1 año y 9 meses por un delito de maltrato psicológico, ratificado en marzo de 2009 por el Tribunal Supremo.
  • Octubre de 2008: La Audiencia Provincial ratifica la condena a María Salmerón por un delito de desobediencia a un año de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo, dictada por el Juzgado de lo Penal nº 3 de Sevilla, por hechos sucedidos en 2002-2003.
  • Marzo 2009: La Audiencia Provincial ratifica una condena por desobediencia a seis meses de prisión contra María Salmerón dictada por el Juzgado de lo Penal nº 1 de Sevilla, relativa a hechos de 2003.
  • De septiembre de 2009 a abril de 2011: La Justicia devuelve a Antonio Ruiz la custodia de la hija común, aún contemplando el hecho de su condena previa.
  • Noviembre de 2010: María Salmerón es condenada por otro delito de desobediencia a la pena de 7 meses de prisión y a pagar una indemnización de 6.000 euros. Juzgado de lo Penal nº 13 de Sevilla.
  • Julio de 2012: El Gobierno concede el primer indulto a María Salmerón y conmuta la pena de 7 meses de prisión por una multa de 2.190 euros y 30 días de trabajos a beneficio de la comunidad “a condición de que no vuelva a cometer delito doloso en el plazo de tres años” desde la concesión del indulto.
  • Abril de 2013: La Audiencia Provincial confirma la sentencia contra María Salmerón del Juzgado de lo Penal nº 13 de Sevilla. En el mes de junio la Audiencia confirma la firmeza de la decisión y rechaza la solicitud de suspensión de la condena ya que María Salmerón ya había sido condenada con anterioridad (Juzgados 1º y 3º de lo Penal).
  • Enero de 2016: La Audiencia provincial fija el ingreso en prisión de María Salmerón para el 5 de febrero de 2016.
  • 5 de febrero de 2016: El Gobierno, en funcione, concede un segundo indulto a María Salmerón sobre la condena de seis meses de prisión del Juzgado de lo Penal nº 1 de Sevilla ratificada en marzo de 2009 por la Audiencia Provincial. El Tribunal Supremo desechó la posibilidad de revocarlo al entender que la asociación AVILEGEN, que interpuso el recurso, carecía de legitimación activa.
  • 12 de febrero de 2016: Se registra otra petición de indulto en la Delegación del Gobierno de Andalucía. La Fiscalía se opone advirtiendo que sus condenas anteriores ponen de manifiesto “el nulo respeto que a la condenada le merecen las resoluciones de los jueces y su nulo propósito de cambiar de conducta”. Además, el Ministerio Público subraya que no ha abonado la indemnización. El informe elaborado sobre la petición de indulto por el juzgado de lo Penal Nº 13 de Sevilla coincide con el criterio de la Fiscalía.
  • 22 de julio de 2016: El Gobierno, en funciones, concede el tercer indulto a María Salmerón, que se libra de una condena de cuatro meses de prisión por un delito de desobediencia al incumplir el régimen de visitas.
  • 21 de agosto de 2016: El Juzgado de lo Penal nº 15 de Sevilla conmutó una pena de un año de prisión por incumplir el régimen de visitas por una multa de 3.240 euros y evitó así su entrada en prisión.
  • 1 de abril de 2017: María Salmerón es condenada por quinta vez (Juzgado nº 9 de Familia en Sevilla) en esta ocasión como culpable de un delito de abandono de familia por impago de la pensión de alimentos de su hija.
  • 20 de marzo de 2018: La Sección Quinta de la Sala de lo Contecioso-Administrativo del Tribunal Supremo sentencia la revocación del tercero de los indultos concedidos a María Salmerón.

Es necesario recordar que María Salmerón ha sido condenada cinco veces, por impedir el contacto entre su hija y su padre, incumplir reiteradamente las sentencias judiciales, y por impago de pensiones. Igualmente es necesario recordar que su pareja fue condenado por maltrato psicológico, pero ningún juzgado se ha pronunciado todavía sobre el posible maltrato psicológico infringido por Salmerón a su ex pareja, pues evitar el contacto entre un padre y su hijo debería ser recogido en nuestra legislación como maltrato psicológico.

Con la anulación del indulto el Tribunal Supremo pone fin al salvoconducto para delinquir que parecía tener Salmerón hasta la fecha.