Comparte

La joven alegó que no recordaba nada y que había estado consumiendo chupitos de vodka y cannabis. Una vez más no se organizan manifestaciones en defensa de los varones.


Una turista finlandesa de 22 años que estaba de vacaciones en Fuengirola (Málaga) ha sido detenida por la Policía Nacional por supuestos abusos sexuales a un taxista y a un menor de edad, a los que supuestamente realizó tocamientos contra su voluntad, según han dicho a Efe fuentes policiales.

Los hechos ocurrieron hace unos días en Fuengirola, según publicaba el pasado 18 de mayo el diario SUR, que señala que la chica alegó que no recordaba nada y que había estado consumiendo chupitos de vodka y cannabis.

La joven requirió los servicios de un taxista para que la llevara a la vivienda donde se aloja y, cuando ambos iban en el coche, en un determinado momento supuestamente se abalanzó sobre el conductor y comenzó a darle besos por el cuello y a realizarle tocamientos en sus genitales.

Ante esa situación, el taxista, un español de 39 años, detuvo el vehículo y le pidió a la clienta que se bajara y le pagara la carrera, y ésta se apeó pero no abonó el trayecto.

El taxista llamó a la Policía Nacional para avisar de lo que le acababa de suceder y del lugar donde había dejado a la chica, y contó también lo sucedido a su pareja.

Cuando los agentes encontraron a la joven, la turista al parecer ya se había acercado a un grupo de menores de edad y había abordado a uno de ellos, de 16 años, al que había realizado tocamientos en sus genitales y un chupetón en el cuello, según relató el menos a los policías.

Por ello, la turista fue detenida y trasladada a dependencias policiales donde, según el periódico, también hizo comentarios de carácter sexual a los propios policías.