Comparte

No sabemos si algunos llamarán empoderamiento de la mujer a este tipo de conductas, pero nosotros lo llamamos corrupción y abuso de menores.


Según informo el pasado noviembre el diario Uno de Santa Fe (Argentina) una mujer de 36 años es investigada por la justicia chaqueña por un supuesto abuso sexual reiterado a un menor de 16 al que presionaba y hostigaba por teléfono para seguir viéndose, a pesar de ser su yerno.

Por lo visto la presunta violadora era madre de la novia del menor de edad, y aprovechaba las ausencias de su hija para extorsionar y violar al novio de su hija de tan solo 14 años.

La madre del niño violado empezó a sospechar de la conducta de su hijo, por cuanto este mostraba reticencias a salir a la calle y empezó a tener problemas para hacer los deberes. Al finar la madre consiguió que su hijo confesara el martirio al que le había sometido la presunta mujer violadora, y la policía empezó las pesquisas.

Algunos de los recursos que usaba la violadora, según el relato del joven acosado, era llamarlo, mandarle mensajes y citarlo a la siesta, cuando no estaba su hija. Además, la mujer identificada como V.A.R por sus iniciales, le compraba ropa, le daba plata y otros gustos a cambio de que no dejara de verla y accediera a sus pretensiones sexuales, además la abusadora hacía ver al adolescente películas pornográficas.

En Argentina no se ha iniciado un movimiento social con fortaleza para defender al menor, pues la ideología feminista no permite que se publicita las violencias cometidas por mujeres.