Comparte

Alicia Rubio, perseguida por el totalitarismo LGTB por explicar en un libro las diferencias entre hombres y mujeres, ha publicado un artículo en InfoVaticana en el que desgrana una de las propuestas de VOX, partido del que es vicesecretaria.

A raíz del escándalo de Uxue Barkos, presidenta de Navarra, que ha anunciado en público su intención de corromper a los niños de 0 a 6 años con un aberrante programa de adiestramiento sexual, y de tantos otros que conocemos cada día, promovidos por los grandes partidos de España, Rubio defiende el PIN parental.

¿En qué consiste? Se trata de un documento, firmado por los padres y dirigido al director del colegio, en el que se exige que para cualquier “materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad de nuestros hijos”, el colegio necesite autorización expresa previa de los padres.

De este modo evitaremos sorpresas desagradables, como la que pasaron los padres que descubrieron que a su hijo de 5 años le habían enseñado a “explorar su cuerpo en busca de placer”, o la del padre que pilló a un miembro del lobby gay entrado en años impartiendo una charla de contenido sexual explícito a la clase de su hijo adolescente.