Comparte

Faisal Khan, un hombre residente en Sídney (Australia), ha pedido que deporten a su mujer después de que esta intentara llevar a cabo un plan para denunciarlo falsamente por malos tratos.

El hombre sospechaba que Asmae solo se había casado con él para obtener la residencia australiana, de manera que acudió a un abogado para que le ayudara. Cuando ella se enteró de sus planes, quiso vengarse de él, y escogió la peor manera. Una noche, al llegar a casa, Faisal Khan lo encontró todo destrozado, y su esposa esperándole en medio de todo el desastre. «Crees que eres más inteligente que yo, pero sé que estás hablando con tus abogados», le dijo la esposa.

En ese momento, la mujer se montó en el ascensor y comenzó a golpearse a sí misma, para denunciar luego a su marido alegando que había sido él quien le había pegado. Horas más tarde, la Policía detuvo a Faisal y le acusó de maltratar a su esposa.

Sin embargo, durante el proceso judicial, el hombre pudo acceder a las imágenes grabadas por la cámara del ascensor, que muestran cómo fue la mujer la que se golpeó a sí misma para simular que lo había hecho su marido y poder denunciarle. En el vídeo se puede observar a Asmae corriendo hacia el ascensor, y pegándose a sí misma una vez se han cerrado las puertas. Más imágenes de las cámaras de la urbanización la muestran también huyendo para pedir ayuda a la Policía.

Ahora, al ver estas imágenes la luz, Asmae se encuentra en paradero desconocido. Faisal exige que la deporten a Marruecos, su país de origen. «Soy la víctima. Hizo eso y ahora le toca enfrentarse a las consecuencias», dijo.