Comparte

Archivan la demanda que interpuro la modelo María Sanjuan contra su exmarido y que saltó a los medios al ser llamada por el juez que instruía el caso, y que fue apartado del mismo, “bicho”.


La jueza de Violencia sobre la Mujer Inmaculada López Candela ha archivado la causa por una denuncia presentada por la modelo María Sanjuan contra su exmarido que provocó que el magistrado que llevaba el caso se apartara tras denunciar la mujer que le había llamado “bicho” e “hija puta”.

Así lo acuerda la jueza Inmaculada López en un auto en el que acuerda el sobreseimiento de la causa al estimar que no ha quedado acreditada la comisión de las presuntas coacciones y amenazas en el ámbito familiar que María Sanjuan atribuyó al empresario J.R.D., que esté negó haber cometido.

El Promotor de la Acción Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial acordó el pasado 4 de octubre incoar una diligencia informativa al juez de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid, Francisco Javier Martínez Derqui, a raíz de la queja de María Sanjuan, que denunció que le había llamado “bicho” e “hija puta”.

La mujer presentó dicha queja el día anterior contra el magistrado en relación con unas manifestaciones realizadas tras la vista sobre su caso y que quedaron reflejadas en la grabación de vídeo que se entrega a las partes y que fue difundida por la cadena SER.

Además María Sanjuan recusó al juez Francisco Javier Martínez Derqui, que se apartó del caso, que asumió por el turno establecido su compañera Inmaculada López, que ahora ha archivado la causa.

La jueza recuerda que este procedimiento se incoó a raíz de la denuncia contra su excónyuge de María Sanjuan, en cuyo domicilio se personaron el pasado 2 de marzo agentes de la Comisaría de la Policía Nacional del distrito madrileño de Tetuán a requerimiento de la mujer.

A raíz de la difusión del video en el que un Juez comenta la actitud procesal de la modelo María Sanjuan, diversas asociaciones vuelven a presionar para imponer un apartheid institucional contra los varones

Añade que María Sanjuan les manifestó que momentos antes J.R.D., del que estaba separada y en trámites de divorcio aunque aún convivían en el mismo domicilio, a lo largo de una discusión la había amenazado con causarle un mal a ella y a su padre e incluso con quedarse con los niños sin que pudiera volver a verlos.

Además, señaló que ya había interpuesto otra denuncia anterior contra J.R.D. por malos tratos. Asimismo, que el denunciado desde que se separaron no le pasaba manutención alguna, no teniendo para comer, y que quería solicitar una orden de alejamiento pues se encontraba “aterrorizada ante la posibilidad de que volviera a entrar en casa a intimidarla con sus escoltas y personas de seguridad que permanecían en el domicilio conyugal sin su consentimiento”.

La mujer aseguró que el denunciado la amenazó diciéndola: “Prepárate que tengo una sorpresa para ti y para tu padre… que siga el entierro si no quieres hablar conmigo”.

Sin embargo la jueza estima que “la denunciante no concreta expresiones en la que el investigado anuncie un mal futuro sino que alude a expresiones genéricas” carentes de indicios de delito.

Tampoco aprecia la magistrada delito de coacciones ya que estima que “no puede entenderse como empleo de violencia ni de intimidación el que dentro de un contexto de tensión el investigado pudiera en ocasiones meterse en la habitación con su hijo menor”.

En cuanto a la presencia de vigilantes de seguridad en el domicilio conyugal la jueza señala que lo abandonaron tan pronto ella exteriorizó claramente su oposición a que permanecieran en el mismo.

Caso María Sanjuán: el ex marido niega ser un maltratador y habla de “denuncias falsas”