Comparte

Hoy algunos medios informativos (pocos) se han hecho eco de una de esas noticias que suelen pasar desapercibidas (y no por casualidad): La Policía Nacional esta tratando de esclarecer un agresión, en la que una mujer (de 34 años) ha agredido a su pareja (también mujer). Este de por si demuestra que las mujeres también pueden ser violentes, pero este caso todavía tiene un plus: la agredida es una menor de edad, pues tan solo tiene 17 años. 

La menor fue encontrada en una calle de Molina de Segura (Murcia) el pasado martes sobre las cuatro de la madrugada, y dado que presentaba lesiones fue inmediatamente trasladada en ambulancia al hospital Moragues Meseguer de Murcia.

La policía tomo declaración a la menor quien confesó que las lesiones habían sido provocadas por su pareja femenina.

La actuación de la policía demuestra que la violencia homosexual sigue siendo una realidad callada, y más cuando las víctimas son menores. No se comprende porqué la policía solo tomó declaración a la presunta agresora y no procedió a su detención automática y puesta a disposición judicial.