Comparte

El abogado ideal no solo tiene que tener una serie de credenciales impresionantes o letras de oro en su puerta. El abogado ideal se preocupará y se dedicará a su trabajo. Debe pensar detenidamente antes de confiar en un abogado, ya que en algunos casos su familia, su vida, su futuro, su dinero o su propiedad estarán en sus manos.

Además de realizar una investigación exhaustiva, debe asegurarse de que no haya conflicto de intereses, de que comprende el caso que le quiere encomendar y de que son reales las referencias que tiene de el y los detalles relacionados con la práctica en la materia.

Sabrá que el abogado que ha elegido es el perfecto si:

1. Se esfuerza por dedicar tiempo a comprender personalmente su caso sin asignar a otro asistente legal para analizar su caso.

2. A partir de la experiencia y el conocimiento, sabrá qué es relevante y qué no lo es. El abogado ideal dejará de lado e ignorará los hechos, opiniones y emociones personales irrelevantes que nublan el caso en cuestión.

3. Insistirá en que el trabajo jurídico para el caso se haga a fondo. Todos los hechos deben verificarse con precisión y los argumentos sólidos deben anotarse con el respaldo de resoluciones anteriores.

4. No solo se centrará en el problema en cuestión, sino que lo examinará desde todos los lados. Esto creará una imagen completa que resaltará todos los factores relevantes y las diferentes formas en que uno puede abordar el caso.

5. Utilizará su previsión y anticipará los movimientos de la oposición u opiniones del juez y planificará el futuro. Como un maestro de ajedrez, planificará el caso con antelación a la celebración del juicio.

6. No perderá el tiempo por las ramas, ni le sorprenderá con grandes declaraciones verbales para impresionar pero que no significan nada. Insistirá en que el caso y sus argumentos estén claramente expuestos.

7. Será autodisciplinado, minucioso y seguro de sí mismo. Cortés en todo momento, lo respetará a usted, así como a todo el personal que trabaja para él.

8. El abogado ideal es el recomendado no solo por sus amigos y familiares, sino por otros profesionales de buena reputación y de su campo.

9. No solo te presentará sus victorias, sino que le alegrará contarte por qué y cómo perdió ciertos casos.

10. Colocará las cartas sobre la mesa y le dirá claramente si su caso puede ganarse o perderse. No le garantizará que la victoria está asegurada. Será honesto y directo con sus opiniones y consejos.

La conclusión es que el abogado debe ser digno de su confianza. Use su instinto innatos y no se deje llevar por la apariencia física de su abogado o por su elegante oficina. Después de todo, es su competencia legal y y su experiencia en los tribunales lo que es esencial para usted.

Si lo que está buscando es un buen abogado de familia, le aconsejamos que lea ¿qué debo saber antes de buscar un buen abogado de familia?