Comparte

Cada día es más frecuente que la administración robe los menores a los padres y los abuelos. Supuestamente los servicios sociales se hacen cargo de los menores, pero la realidad es una muy diferentes, pues son frecuentes los escándalos protagonizados por menores tutelados por la administración.


Ana se niega a entregar a su nieto a la Junta de Andalucía después de que se decretara que no era apta para criar a su nieto. La Fiscalía y la Junta la han acusado de un delito de sustracción de menores y piden para ella dos años y medio de prisión.

Ana lleva cuidando de su nieto desde que nació ya que sus padres padecen problemas de adicción a las drogas. En 2017 la Junta declaró que ella no era la persona idónea para cuidarlo y la requirió para que entregase al niño a los Servicios de Protección del Menor.

Ana demandó a la Junta y el juez le dio la razón. La Junta no se quedó ahí y denunció por lo penal a la abuela. Los Servicios Sociales alegan que la abuela no debe estar con el menor porque padece un gran apego hacia su hijo toxicómano, el padre del menor.

En todo momento la abuela se niega a entregar al nieto y califica como un “crimen” que la separen de él.