Comparte

Todavía en España nos queda mucho por avanzar para lograr la igualdad real, y conseguir que las maltratadoras (físicas o psicológicas) sean condenadas con iguales penas que los maltratadores.


 

Que triste que la realidad se encargue de desbaratar los mitos que la ideología de género, y la corrección política se han encargado de crear.

Hoy nos hemos enterado que una gijonesa tendrá que pagar 1.000 euros de indemnización a su marido por un delito de acusación y denuncia falsa después de denunciar hasta en seis ocasiones a su pareja de maltrato.

También resulta curioso que este caso demuestra una vez más el poco seguimiento que se hace de los miles de millones que se gastan en partidas vinculadas a la violencia de género, pues ahora sabemos que la condena ha estado injustamente cobrando como víctima de violencia de género.

La mujer, de 42 años, anunció en varios medios de comunicación que su marido la seguía a todos lados y que la quería matar, y ahora se ha demostrado que todo fue una pura mentira, no obstante, su marido llegó a ser condenado en octubre de 2016 por dos delitos de maltrato doméstico en el Juzgado de Violencia contra la Mujer de Gijón.

Pero ese no fue nada más que el principio. Tras la sentencia, el hombre fue denunciado hasta en seis ocasiones, sin embargo ahora un tribunal ha puesto orden en el asunto, y condena a la mujer por denuncia falsa, aunque únicamente en 1.000 euros la destrucción de la vida de su expareja.

Todavía en España nos queda mucho por avanzar para lograr la igualdad real, y conseguir que las maltratadoras (físicas o psicológicas) sean condenadas con iguales penas que los maltratadores.

Puede leer toda la noticia pulsando AQUÍ.