Comparte

La Audiencia Provincial Badajoz, en su Sentencia 379/2019, de 21 de Mayo 2019, considera incluso que la ayuda de los abuelos puede justificar incluso la concesión de la custodia compartida.


Los abuelos pueden ser unos extraordinarios colaboradores de los padres, más todavía en supuestos como el de autos, donde prácticamente puede hablarse de padres adolescentes.

Audiencia Provincial Badajoz, Sentencia 379/2019, 21 May. Recurso 222/2019 (LA LEY 57825/2019)

El Juzgado de Primera Instancia aprobó un régimen de custodia compartida por turnos semanales.

La madre pide la revocación de la sentencia de instancia para que se fije una custodia monoparental a su favor. Entre los argumentos que utiliza para fundamentar su pretensión alega que quienes cuidan del menor son los abuelos paternos.

La Audiencia rechaza esta argumentación.

Indica el Tribunal que si bien es verdad que los abuelos no pueden suplantar la función de los padres, sí que pueden ser unos extraordinarios colaboradores de los padres. Y más todavía en supuestos como el de autos, donde prácticamente puede hablarse de padres adolescentes pues tuvieron a su hijo con diecinueve años.

La atención y crianza de un bebé o de un niño de dos años no está al alcance de cualquiera. Por ello, es casi una tradición que las madres y padres primerizos busquen el consejo y auxilio de los abuelos. La familia, no solo la nuclear sino también la extensa, juega un papel muy importante en el desarrollo de los menores.

En este sentido, señala la sentencia que precisamente uno de los factores a valorar positivamente para decidir la custodia es la disponibilidad de los propios padres de los progenitores. La ayuda de los abuelos, lejos de ser un estorbo para fijar el concreto sistema de custodia, es un importante aliciente. Y es que, si los abuelos pueden suponer un apoyo familiar fundamental en situaciones normales, más importancia cobran todavía en los momentos difíciles. No solo cuidan de los nietos, sino que preservan su estabilidad emocional.

Además, en el caso de autos el padre no ha delegado total y permanentemente en los abuelos sus obligaciones. Es cierto que, en buena medida, son su sostén económico y afectivo, pues sigue viviendo con ellos. Pero esta misma circunstancia acontece con la madre. También ella cuenta con la inestimable ayuda de sus progenitores. Es más, al nacer el hijo, de común acuerdo, los litigantes alternaron semanalmente la custodia del menor valiéndose de los abuelos paternos y maternos. Tal episodio, hasta cierto punto lógico e inevitable, pues la madre y el padre contaban solo con 19 años y estaban estudiando, ha facilitado también un importante arraigo del menor en ambas familias.

Por tanto, ambos entornos familiares son propicios, positivos. Entornos donde la presencia de los progenitores es constante y donde los abuelos ofrecen una estabilidad económica y afectiva que garantiza el bienestar del menor. No sustituyen a los padres sino que son un apreciado complemento.

Se trata de situaciones parejas que guardan cierta identidad de razón. Y ante acontecimientos paralelos no puede hacerse de peor condición al padre por el hecho de que conviva y se haga ayudar de sus propios padres. Ha de tenerse en cuenta, además, que el padre es autónomo y cuenta con una flexibilidad horaria que le facilita conciliar mejor su vida familiar.

En definitiva, concluye el Tribunal, en la medida en que el padre no ha declinado sus deberes parentales, que personal y diariamente atiende con la colaboración de sus propios padres, no existe objeción para implantar un sistema de custodia compartida.

LEER SENTENCIA