Comparte

Detienen por falso testimonio a la adolescente que acusó de violación a «la manada israelí» en Chipre.


El pasado 18 de julio, del diario ABC informaba que  doce adolescentes israelíes, conocidos como «la manada israelí», comparecían ante un tribunal chipriota tras haber sido detenidos de forma preventiva acusados de haber violado en grupo a una joven de 19 años de origen británico en la localidad turística de Ayia Napa, Chipre.

La información entonces parecía clara: 12 jóvenes, de entre 15 y 18 años, detenidos por haber violado en el hotel que todos compartían a una joven británica de 19 años.

Los medios de comunicación bautizaron a estos 12 jóvenes como la manada israelí, dando por hecho que los varones eran culpables de un delito. En el caso de chipre los sospechosos no gozaban de la presunción de inocencia por dos motivos principales: eran varones, y judíos, por lo que toda la prensa de ultraizquierda se lanzó a su caza.

Sin embargo, hoy la noticia ha dado un vuelco importante, pues los jóvenes han sido puestos en libertad, y la joven ha sido acusada de falso testimonio.

Cinco fueron puestos en libertad el pasado jueves y los siete restantes el domingo, después de negar lo sucedido y de conocerse que la joven había presentado una denuncia «falsa» al sentirse «insultada» por haber sido grabada sin su consentimiento y expulsada de la habitación del hotel después, según informa The Independent.

Los jóvenes advierte que demandará a la joven británica por la difamación, y por la angustia provocada durante todos estos días.

Según han informado los investigadores a un tribunal chipriota, la mujer británica mantenía una relación con uno de los sospechosos y tuvo contacto sexual con otros durante varios días. Tres de los acusados admitieron a la policía que habían tenido relaciones sexuales con la joven y afirman que «todo fue consentido».

La joven está bajo custodia en Chipre y su juico tendrá lugar el próximo martes en el Tribunal de Famagusta en Paralimni.

Este hecho ilustra dos facetas importantes en nuestro actual contexto social: 

PRIMERO- En numerosas ocasiones las mujeres denuncian a los hombres por despecho, y no obstante el movimiento feminista nos trata de vender la necesidad de confiar ciegamente en las mujeres, independientemente que las pruebas desmientan las versiones de las mujeres despechadas.

SEGUNDO- La inmoralidad sexual está destruyendo a nuestra juventud. Es preocupante que nuestros jóvenes varones piensen que se pueden mantener relaciones sexuales sin ningún tipo de compromiso, y que se puede intercambiar pareja sexual con total normalidad. E igualmente es preocupante  la consideración de las chicas, en el sentido de creer que es posible mantener relaciones sexuales sin necesidad de asumir compromiso, y sin mantener ningún tipo de fidelidad. Llevamos años denunciando la promiscuidad sexual que está minando a nuestra sociedad. Hechos como los sucedidos en Chipre nos demuestran la aberrante formación sexual que está recibiendo la juventud, y demuestran que la culpabilidad es tanto de los varones como de las mujeres, que instrumentalizan las relaciones sexuales, demostrando la insatisfacción y la pobreza de sus vidas.