Comparte

En su nueva versión, las mujeres ganarán 240 dólares cuando pasen la casilla de Salida, mientras que los hombres solamente ganarán 200.


Pocos serán los que no han jugado nunca al conocido juego del Monopoly. Aunque en la URSS estuvo prohibido, sin embargo la caída del muro y del régimen comunista permitió la entrada en los países comunistas, e incluso algunos dicen que los líderes comunistas aprendieron las reglas del capitalismo a golpe de Monopoly.

Ahora la empresa creadora del popular juego (Hasbro) ha decidido dar una nueva cara al tradicional juego, y crear la versión feministas.

Evidentemente las nuevas reglas cambian, pues el feminismo nunca permitiría que se aplicaran las mismas reglas a los varones y a las féminas. En su nueva versión parece que Hasbro ha asumido las mentiras de la opresión machistas, y se ha dispuesto a cumplir con todos los caprichos del feminismo radical, dando todo tipo de ventajas a las mujeres.

En su nueva versión, las mujeres ganarán 240 dólares cuando pasen la casilla de Salida, mientras que los hombres solamente ganarán 200 dólares. También empiezan el juego con 1.900 dólares y ellos con 1.500. Desde la empresa, aseguran que esta ventaja es para compensar en el juego las ventajas que tienen los varones en el mundo real. Además, desde Hasbro han afirmado que esto no supondría un problema para los hombres, ya que si juegan bien sus cartas pueden ganar el juego. Finalmente, otra modificación se encuentra en los valores en los que se puede invertir. En esta versión se podrá invertir en inventos creados por mujeres como el wifi.

Hasbro ha conseguido crear la polémica, pues aunque las nuevas reglas que favorecen a las mujeres están basadas en las pretensiones del movimiento feminista real, sin embargo al ver las cuotas, y el favoritismo por razón del sexo aplicadas a un juego, algunos se han dado cuenta de la distopía a la que nos quiere encaminar un movimiento feministas cuya única pretensión es aplicar el totalitarismo comunista fracasado históricamente.


Sin duda alguna, el Monopoly feminista se convertirá en el juego más popular de las próximas navidades.