Comparte

Resulta necesario que las administraciones públicas implanten medidas para examinar la efectividad del gasto público, pues en caso contrario seguirán creciendo la financiación a los chiringuitos de género, sin que mejora la situación de los niños, mujeres y varones víctimas de la violencia intrafamiliar.


El pleno del Ayuntamiento de Almería debatirá el próximo miércoles los presupuestos municipales de 2020, que ascienden a 202.451.413,07 euros.

El consistorio tiene previsto aumentar las mal llamadas las políticas de igualdad con un aumento en  las partidas para actividades formativas en igualdad y contra la violencia de género que pasarán de  20.000 a 334.671 euros, un 1.573,3 por ciento más que en 2019.  Este incremento porcentual es “el mayor que se produce en el conjunto de las partidas presupuestarias previstas para 2020”.

También sube la cantidad destinada a los talleres que se realizan en los diferentes centros municipales de la mujer hasta alcanzar los 75.000 euros, sin embargo parece que el Ayuntamiento no aplicará ningún tipo de medida para controlar la efectividad de dicho gasto, es decir, una vez más los políticos utilizan el presupuesto público con carácter ideológico, y sin preocuparse de la efectividad del gasto público.